Placeres Exquisitos

La definición clásica de orgasmo femenino dice que “consiste en un pico sensorial, variable y transitorio, de intenso placer que crea un estado alterado de conciencia, que inicia con salvas de contracciones involuntarias, rítmicas, de la musculatura pélvica estriada circunvaginal, con la presencia concomitante de contracciones uterinas, anales y miotonía; dichas contracciones resuelven parcial o totalmente la vasocongestión regional, sexualmente inducida, para devenir todo ello en una sensación ulterior de bienestar y contento”. Hablamos de un tipo de descarga explosiva de tensiones neuromusculares acompañado de una sensación variable de placer intenso el cual es capaz de alterar el estado físico de una personal además de provocar una sensación mental única, como es el caso del fenómeno llamado ‘La Petite Mort’, que es la pérdida del conocimiento durante el orgasmo por segundos. Otros acontecimientos como hiperventilación y cambios cardiorrespiratorios pueden manifestarse debido al orgasmo.

Fisiología

Durante el orgasmo se producen numerosos cambios psicológicos, neurológicos, fisiológicos, vasculares y hormonales en la mujer. Esa “respuesta fisiológica integrada” conlleva, entre otros aspectos principales:

  • Elevación del útero.
  • Lubricación vaginal.
  • Dilatación y aumento de tamaño de la vulva.
  • Aumento en la secreción de las glándulas exocrinas del tracto urogenital.
  • Aumento del aporte sanguíneo a los órganos genitales.
  • Erección del clítoris. En muchos casos alcanza el doble de su tamaño habitual.
  • Contracciones intermitentes en la musculatura de los genitales.
  • Aumento de la presión arterial, ventilación pulmonar y del ritmo cardíaco.
  • “Rubor sexual”, coloración rosa en el rostro o pecho.
  • Elevación de los umbrales de dolor en algunas zonas partes del cuerpo.

Tipos de orgasmo

Tres tipos de orgasmo se evidencian en la mujer, sin embargo, cabe recalcar que si bien no son iguales fisiológicamente entre ellos, se complementan muy bien: el orgasmo vaginal, clitoriano y mixto. Cada uno de ellos, dependiente de la localización del estímulo, lo que provocará por consiguiente un número de contracciones con distintos niveles de intensidad; en un orgasmo femenino promedio se presentan entre cinco a nueve contracciones, pues este efímero placer dura aproximadamente siete segundos y en comparación a otras especies es relativamente corto. Estudios evidencian que en el ‘’mejor’’ de los casos, una mujer es capaz de presentar orgasmos prolongados de 1 minuto de duración con 25 contracciones perineales.

Las sensaciones dependen del sitio que se estimule, por lo que según la literatura, la estimulación del clítoris involucra una sensación focalizada para esta zona gracias al nervio pudendo, mientras que la vaginal es capaz de abarcar todo el cuerpo por acción del nervio pélvico.

Es muy común, que en la mujer se describa el famoso Punto G, el cual provoca un tipo de orgasmo mucho más intenso de ser estimulado, sin embargo, requiere un tiempo más prolongado para ser estimulado, este se encuentra en la porción anterior de la vagina.

Por otro lado, se puede llegar al orgasmo con la estimulación de partes corporales no genitales precisamente.

Otro dato verídico acerca del orgasmo femenino es que, sí, a diferencia de los hombres, que necesitan un tiempo tras un orgasmo para alcanzar otro, las mujeres son capaces de tenerlos de manera múltiple e ininterrumpida.